Consejos para comprar un coche de segunda mano

Please follow and like us:
Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS
Twitter

Consejos para comprar un coche de segunda mano

Sin duda si estás leyendo este post, es porque ahora mismo no quieres o no es el mejor momento momento para afrontar la compra de un vehículo nuevo, pero tranquilo/a voy a darte una serie de consejos, para que puedas elegir con criterio y reducir las posibilidades de error ¡Vamos a conseguir una gran unidad! ¡Vamos allá!

Busca y encuentra una unidad o modelo en concreto ¡Será mucho más fácil!

Uno de mis primeros consejos es focalizar la búsqueda en un modelo o varios modelos en concreto, siempre en función de tu presupuesto para la compra, porque navegar entre miles y miles de modelos es una auténtica locura y frustra bastante. Una vez tengas claro el modelo de coche que te interesa, investiga un poco para determinar si te están pidiendo que pague un precio justo, yo suelo hacerlo en www.coches.net o www.autoscout.com. Con estas búsquedas, puedes comparar coches de misma edad, kilometraje, estado mecánico y valorar el precio de cada uno de ellos.

 



Echa un buen vistazo alrededor del coche

No tienes que ser un experto en automóviles para detectar algo que no se ve bien, así que tómate tu tiempo para ver el automóvil a la luz del día. Comprueba si hay abolladuras y marcas y mira de cerca la pintura, ¿Está del mismo color por todas partes? Si no es así, puede indicar que el coche ha sido reparado, posiblemente como resultado de un accidente. También tómate unos minutos para revisar el interior y asegurarte de que las luces, el aire acondicionado, la radio, elevalunas, etc. estén en pleno funcionamiento, será buena señal de cuidado. Además puedes fijarte en el estado del volante y del salpicadero, si está demasiado desgastado puede ser señal de que el coche ha estado aparcado a pleno sol durante toda su vida.

Un punto importantísimo en la revisión de un coche de segunda mano es el óxido y los posibles golpes estructurales. Levanta las alfombrillas del interior, revisa las juntas del escape, posibles desconches de pintura, etc. Un buen truquito es levantar la alfombrilla del maletero, allí podrás ver posibles óxidos, entradas de agua, parcheados que serían derivados de un accidente de tráfico, etc.



 

Cuidado con el desgaste

Si el kilometraje del coche es alto, entonces habrá señales obvias de edad en el volante y en los pedales. Del mismo modo, un kilometraje bajo debería significar menos desgaste, pero un kilometraje bajo y los signos de la edad deberían hacer sonar las alarmas, sobre un posible afeitado de kilometraje ¡Mucho cuidado que hay mucho listo suelto!

Prueba el coche

Pide por lo menos media hora de viaje y toma una ruta que te lleve por ciudad, carreteras abiertas y, si es posible, una autopista. Si compras a un particular, asegúrate de que su seguro lo cubra por adelantado. El concesionario debe proporcionar cobertura para las pruebas de conducción. Prueba cada marcha, incluida la marcha atrás, y prueba todos los controles, incluidos los limpiaparabrisas y las luces. Apaga la radio y el aire acondicionado y abre las ventanas para asegurarte de que no haya ruidos inusuales en la carretera. El cambio de marchas debe poder realizarse sin problemas y sin ruidos de roce. Si el embrague está demasiado rígido o débil, podría ser un signo de problemas. Prueba los frenos, incluido el freno de mano.

 

¿Tiene el coche un historial de servicio?

Pide un historial de servicio completo que muestre qué tipo de mantenimiento y reparaciones se han llevado a cabo durante la vida del coche. Comprueba también el documento de registro y el registro de servicio – ¿Todo coincide? ¡Pues tiene buena pinta!



Informe de tráfico

La DGT proporciona un verificador de información del vehículo en línea para asegurarte de que lo que el vendedor te dice coincide con los registros de la DGT (Accidentes, propietarios, embargos, ITV, etc.). Este informe suele tener un coste de unos 10-12 euros pero merece la pena pagarlos, evita muchos disgustos.

Lleva el coche a tu mecánico de confianza ¡Que le pegue un buen repaso!

Antes de que sueltes la guita, es imprescindible que lleves a revisar el coche a tu mecánico de confianza, siempre uno que elijas tu, porque no sabes con quien tratas y si el mecánico resulta que es su mejor amigo y te «meten un poquito la gamba». Si el vendedor acepta llevar el coche a cualquier taller a revisar es una muy buena señal. Cuando tengas el resultado de la prueba, podrás tomar una decisión con toda la información en la mano, saber si tiene algún defecto subsanable con lo que podrías rascarle todavía más el precio.





 

 

Please follow and like us:
Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado el artículo? ¡Comparte en redes sociales! ¡Te estaré eternamente agradecido!