¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA LA DISTRIBUCIÓN ELECTRÓNICA DE FRENADA?

Please follow and like us:
Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS
Twitter

Entre los vastos campos de acrónimos de tres letras que se usan en los coches hoy en día hay uno que tiene una importancia vital.

EBD es una de las piezas más importantes de la tecnología de seguridad en los coches modernos, pero ¿qué significa? Es la Distribución Electrónica de la Fuerza de Frenado, también conocida como Limitación Electrónica de la Fuerza de Frenado (EBL).


 

Entonces, ¿qué es la Distribución Electrónica de la Fuerza de Frenado?

El sistema de Distribución Electrónica de la Fuerza de Frenado es una combinación de tecnología electrónica e hidráulica que varía la presión aplicada a los frenos en cada esquina del coche para proporcionar un rendimiento de frenado más fuerte y seguro en situaciones de emergencia.

Los frenos EBD forman parte de lo que se considera un equipo de seguridad activa, ya que ayudan a evitar que se produzca un accidente.

¿Cómo funciona la distribución electrónica de la fuerza de frenado?

El EBD forma parte de un conjunto de tecnologías de seguridad de frenado y estabilidad que funcionan conjuntamente no sólo para maximizar el rendimiento de frenado, sino también para garantizar que el coche nunca se salga de control.

El EBD lo hace siendo un subsistema clave tanto de las tecnologías de frenos antibloqueo (ABS) como del Control Electrónico de Estabilidad (ESC).


Los sistemas de Control Electrónico de Estabilidad utilizan un sensor de guiñada, que detecta la rotación del vehículo alrededor de su eje vertical, junto con un sensor para leer la entrada de la dirección.

A través de un complejo algoritmo programado en él, el sistema ESC sabe cuando hay demasiada o muy poca velocidad de guiñada en comparación con la cantidad de entrada de la dirección que se está utilizando, lo que indica cuando un coche está subvirando (arando hacia adelante, no doblando la esquina), o sobrevirando (la parte trasera del coche sale e intenta adelantar a la delantera).

Una vez que el sistema ESC sabe que el vehículo está perdiendo el control, puede aplicar la presión de los frenos – usando el sistema EBD – a las ruedas individuales para volver a poner el coche en línea de forma segura y evitar un accidente.

La tecnología de los automóviles como el EBD ha progresado enormemente a lo largo de los años, gracias a las mejoras en la velocidad de procesamiento de los ordenadores y a las enormes mejoras en la tecnología de los sensores que leen los niveles de agarre.


El EBD también puede responder a las diferencias en el peso de las ruedas, las condiciones de la carretera o las situaciones de frenado mucho más rápido de lo que el conductor puede percibirlas, y el EBD también puede variar la presión en las ruedas individuales, lo que el conductor no puede. Esto mejora enormemente el rendimiento de los frenos.

La mayoría de los vehículos a la venta hoy en día que ofrecen ESC y ABS también ofrecerán la tecnología EBD como parte del paquete de seguridad.

 

Please follow and like us:
Facebook
Facebook
Follow by Email
RSS
Twitter

¿Te ha gustado el artículo? ¡Comparte en redes sociales! ¡Te estaré eternamente agradecido!